Abogado Mediador en Zaragoza, Despacho de Abogados

Departamento de Mediación

Valoramos la MEDIACIÓN como método de resolución de conflictos y como MEDIADORES TITULADOS que somos, intervenimos en aquellos supuestos en los que sea posible usar la mediación como una ALTERNATIVA a la RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS. Podemos intervenir bien como MEDIADOR bien asesorando a cualquiera de las partes en una MEDIACIÓN.

Don Martín Bona García es Experto en MEDIACIÓN:
• Mediador del Servicio de Orientación y Mediación Familiar del Gobierno de Aragón.
• Curso Superior Universitario en Mediación - Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, 2013.
• Seminario de Mediación Civil y Mercantil - Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo de la Universidad de Zaragoza, 2013.
• Curso Especialista en Mediación – Negociación Hipotecaria - Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza, 2013.
• Curso sobre Sistemas de Mediación y Ayuda entre Iguales - Asociación Aragonesa de Psicopedagogía y el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza.
• Está inscrito en el Registro de Mediadores del Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza.
• Y es coordinador del Grupo de Trabajo de GEMME (GRUPO EUROPEO DE MAGISTRADOS POR LA MEDIACIÓN) de Zaragoza para la divulgación de la Mediación.

Ventajas de la mediación (fuente SEPÍN):

Su COSTE ES MÁS REDUCIDO y es un método MÁS RÁPIDO que un procedimiento judicial.

Facilita el DIÁLOGO ENTRE LAS PARTES. Se escuchan y tratan de buscar soluciones y son libres para mirar y decidir su futuro y esto es fundamental en una relación familiar, en una relación entre proveedores o en una comunidad de vecinos.

SE REDUCE, al ser escuchado por la otra parte, LA TENSIÓN EMOCIONAL Y EL LITIGIO, sobre todo en las relaciones familiares. Estas tensiones emocionales acostumbran a tener un reflejo físico al ser somatizadas, por lo que la salud de las partes también sale beneficiada.

A su vez, SE ESTIMULAN LAS CORRESPONSABILIDADES entre los progenitores y se favorecen los vínculos con los hijos, en el caso de rupturas conyugales, además de conseguir soluciones personalizadas.

Se garantiza la CONFIDENCIALIDAD respecto de todas las informaciones aportadas durante el proceso de mediación, aspecto de gran interés en conflictos empresariales por cuestiones de intimidad, imagen, propiedad intelectual e industrial, competencia, prestigio de marca, etc.

Además, la FLEXIBILIDAD que caracteriza a la mediación hace posible que se llegue a acuerdos imaginativos que puedan satisfacer distintos intereses de las partes, más allá de una sentencia y permite resolver problemas grandes o pequeños.

Es VOLUNTARIA ya que las partes pueden levantarse de la silla si lo estiman conveniente, no están obligados a llegar a un acuerdo, y siempre pueden recurrir a los Tribunales.

Las DECISIONES LAS TOMAN LAS PARTES, que conocen de primera mano el origen del conflicto y no un tercero. Por ello, además, hay UN NIVEL DE COMPROMISO MÁS ALTO EN LOS ACUERDOS.

Y, sobre todo, LAS PARTES, aunque tengan que renunciar en algunos casos, SE SIENTEN GANADORAS, han colaborado en un beneficio para ambas y habrán buscado el acuerdo que atiende a las necesidades particulares de cada uno de los mediados, que son más realistas y adecuadas a estas necesidades.